miércoles, 20 de noviembre de 2013

La conocí el verano pasado cuando iba en busca de algo de diversión.
Lima de noche me seducía con sus luces, su viento, su gente, su ruido,  y todo lo que iba más rápido que yo, a veces pienso que el humo de la cuidad afectaba más mi pobre cerebro que las dos cajas de cigarrillos que me fumaba cada viernes por la noche.
Aneeth era bella hermosa y cruel jugaba con cada espacio de mí bailando y deshaciendome tan solo con un dos tres, de nuevo un dos tres, marca un dos tres, igual vacía como yo.
Nunca llegué a saber su edad pero que importa, caminaba con tanta seguridad con aquellos tacos que no sabía usar hasta sentarse en la ultima mesa de la ultima fila tomando sabe dios que trago, fumando y riendo a la nada, así todos los viernes en el mismo bar hasta que ese día me le anime a hablar, recuerdo que le ofrecí un poco de lo que andaba tomando y ella en seco me dijo !No! gracias, pero si te sientes solo puedes sentarte un rato aquí, luego de 10 minutos de silencio incomodo me empezó hablar (Que opinaba de la política peruana, si había leído algún libro de autoayuda o si mandaría al carajo a todos los de ese lugar, recuerdo que le dije que me llegaba estar ahí pero era lo único que podía hacer, ya me había acostado con dos chicas esa noche y me sentía cansado hecho mierda con la conciencia tan sucia por que a cada una de ellas le dije una mentira diferente y ese era el unico lugar donde podía tomar sin que nadie me jodiera, al parecer no se sorprendió, continuo hablando de cosas que realmente no entendía como si no le importara la gran confesión que le hacía, que más podía esperar tampoco quería acostarme con ella solo quería conocer a esa chica que no sabía nisiquiera maquillarse bien.
Siempre vengo aquí desde que me dejo mi novio, soliamos venir aquí cuando eramos amigos a desprendernos de nosotros mismos, a tomar, a beber, a bailar, realmente no me gustaba el lugar, nunca había venido a uno pero a el le gustaba era lo que importaba- asentía con la cabeza como si sus propios recuerdos le dijieras ( sí , sí , sí lo estas recordando bien) El era 5 años mayor que yo, fue el primer chico en todo pero me dejo por la misma razón por la que seguro tu estas aquí, podría ahorita mismo irme a acostarme contigo y ser la tercera de esta noche no dicen la tercera es la vencida, pero no tengo ganas de mentirme esta vez. 
Vamos mujer, no puedes ser tan extremista-  No lo sé
Podríamos ir a caminar
Vale...
Así se pasó todo el mes.... risitas por aquí, risitas por alla, siempre metidos en la misma mierda.
La ultima vez que la vi, la primera vez. a veces creo que su crueldad la descubrí aquella primera vez.

No hay comentarios: